Lo de aquel verano que me alquilé la casita a las afueras de Cadaqués para ver si encontraba la inspiración

La casa era  un cubo inmenso y casi perfecto. Para no haber estado habitada en años, parecía bien cuidada. Nada más llegar, me sorprendió que el muro que la rodeaba estuviera perfectamente pintado de blanco y sin ningún desconchón. La dueña me había dicho que nadie había pasado por ahí desde el verano anterior y… Continue reading